clases escuelas estadales
“Mientras más tiempo pase un niño lejos de la escuela, más difícil será captarlo luego. Eso vulnera el derecho a la educación”, señaló Luisa Pernalete, coordinadora de Fe y Alegría.
Otro de los fenómenos que signaría el inicio del nuevo período escolar: la migración de 200.000 estudiantes de colegios privados a escuelas oficiales, debido al cobro excesivo de matrículas.

A partir de hoy 7.195.335 estudiantes comienzan las clases correspondientes al período escolar 2017-2018 en todo el territorio nacional. De ese total, 480.000 ingresan a la educación primaria, mientras que 526.000 inician la educación media el 2 de octubre, según el ministro de Educación, Elías Jaua.

“251.180 niños no se inscribieron este año. Hubo una disminución de la inscripción escolar lo cual representa un desgaste matricular preocupante”, advirtió el investigador profesor dela UCV Luis Bravo Jáuregui, coordinador de la Memoria Educativa de Venezuela, al comparar el total de inscritos en el presente período con la cifra de 7.446.515 del año lectivo anterior.

La reducción de inscritos, particularmente en el sector oficial, es una tendencia desde 2005, cuando el número de 8.071.959 menores registrados en el sistema escolar (6.730.557 en el sector público y 1.341.402 en el privado), comenzó a reducirse progresivamente hasta 2017, evidenciándose el abandono escolar de casi 1 millón de menores en 12 años, de acuerdo con el más reciente informe de la Memoria Educativa Venezolana.

Según esos datos, solo en los últimos cuatro años lectivos, desde 2013-2014, la inscripción escolar se redujo en 708.349 niños.

“Esta contracción del sistema en apenas un año significa que el Estado no está cumpliendo su deber constitucional de asegurar que los niños vayan a la escuela. La educación es obligatoria desde el año 1870 y el Estado debe hacer que los padres, los niños y sus propios funcionarios cumplan con este mandato”, precisó Bravo Jáuregui, aun cuando el presidente Nicolás Maduro pidió recientemente a las autoridades de cada escuela y liceo “buscar al niño y al joven que no está escolarizado”.

Señaló que esta disminución del registro es diferente a la deserción escolar que ocurre cuando el estudiante abandona el sistema porque tiene necesidad de incorporarse al mercado laboral para ayudar a su familia debido a la crisis económica. El número de menores fuera de la escolaridad entonces podría ser mayor en 2017-2018.

El presidente de la Asociación Nacional de Instituciones de Educación Privada, Fausto Romeo, por su parte, señaló que 130.000 estudiantes de instituciones privadas solicitaron sus notas certificadas para irse al exterior. “Lo sabemos por los datos que se recogen en los planteles”, indicó.

Año incierto. Educadores expresan preocupación porque el ministerio no ha publicado en los últimos dos años el informe de gestión, una exigencia constitucional, y en consecuencia no se dispone de cifras oficiales sobre el tema. Ni siquiera el calendario escolar que precisa los días de clases, ante la posibilidad de elecciones en octubre. No obstante, coincidieron en que la necesidad del menor de trabajar y la falta de recursos para comprar la comida o para pagar el transporte público incidirán este año también en el abandono del sistema, lo que repercute negativamente en el futuro del país.

“Mientras más tiempo pase un niño lejos de la escuela, más difícil será captarlo luego. Eso vulnera el derecho a la educación”, señaló Luisa Pernalete, coordinadora de Fe y Alegría.

Otro fenómeno signaría el inicio del nuevo período escolar: la migración de 200.000 estudiantes de colegios privados a escuelas oficiales, una situación que Jaua atribuye “al cobro excesivo de matrículas en colegios privados, a la pérdida de clases y a la confianza de los padres y representantes en la calidad que ofrece la educación pública”.

Olga Ramos, directiva de la Asamblea de Educación, desestimó estas declaraciones. Alegó que la calidad de la educación en escuelas públicas es muy baja y la migración es general. “No tiene sentido porque el ministerio, además, solo ha construido 10% de todas las escuelas que ha prometido y cuando inaugura alguna no especifica si es nueva o reacondicionada”.

Colegios privados registran para la fecha entre 40 y 50 por ciento de la matrícula escolar sin inscribirse.

Aun cuando las instituciones educativas del sector privado están listas y organizadas para iniciar el nuevo año escolar, la realidad es que no hay mucho entusiasmo por parte de representantes ni estudiantes, aseguró Guerrino Guariento, presidente de la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep), seccional Táchira.

Y es que la crisis económica que atraviesa el país ha incido en todos los ámbitos, incluso el educativo, donde los colegios privados registran para la fecha entre 40 y 50 por ciento de la matrícula escolar sin inscribirse, situación que preocupa a las instituciones porque generalmente las inscripciones se realizaban casi en su totalidad al finalizar el mes de julio.

—Es la primera vez que ocurre, nunca se había presentado esta situación. En la asamblea de la Andiep, la mayoría de sus afiliados manifestó que el 50 % de su matrícula no se había inscrito. La preocupación de los padres radica en el alto costo de útiles, uniformes, matrículas y mensualidades para los que estudian en colegios privados. Los padres no pueden cubrir todo, si tienen para una cosa, no tienen para otra—.

En ese sentido, Guerrino comentó que la decisión de la Andiep fue tener mucha paciencia y calma, en aras de darles oportunidad a los representantes de hacer los pagos.

—Nosotros la orden que tenemos a nivel nacional, los colegios afiliados a la Andiep, es ser flexibles en cuanto al proceso de inscripción, los pagos, y no ser tan exigentes con la lista de útiles ni los uniformes, siempre y cuando los alumnos vayan presentables y ajustados a la normativa de la institución. Estamos en la disposición de colaborar a los representantes, porque la situación es muy difícil para todos—.

Justamente bajo ese concepto de no abandonar la caridad y reducir gastos, las instituciones también tratan de acoplarse a los aumentos salariales que por orden presidencial se decretan para los trabajadores: “La estructura de costos es la que define los incrementos, y por decisión de la Andiep se están haciendo los aumentos mínimos que permitan seguir manteniendo la operatividad de la institución”.

Agregó que los retiros de estudiantes se están dando solo por dos razones: Cambio de país o incapacidad de pago.

—En el estado no es tan alarmante la cifra de retiros por cambio de país, a diferencia de colegios en otros estados donde la cifra asciende a 300 estudiantes, solo en una institución. Aquí estamos buscando la forma de ayudar al máximo a los representantes para que no retiren a sus hijos por incapacidad de pago, con acuerdo y diálogos para facilitar el proceso y que no se vean perjudicados los niños—, aseguró.

Haga su comentario. Nos interesa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.