¿Eres adicto a la comida? Estos son los síntomas

adicción a la comida
¿Realmente existe la adicción a la comida?, estudios científicos han demostrado que sí y que se trata de una patología real, considerada por muchos como una enfermedad mental.

Experimentos realizados en animales dieron como resultado que las áreas cerebrales relacionadas con el placer y que se activan con la cocaína y heroína, también responden a ciertos alimentos, por ejemplo los altos en azúcar, grasas y sal. Al igual que las drogas, este tipo de comidas activan químicos en el cerebro que generan satisfacción, como la Dopamina.

Lea también:  Artrosis antes de los 40: Síntomas y cuidados

Cuando una persona siente placer por el incremento de la Dopamina en su cerebro,  a causa de haber ingerido un alimento en particular, enseguida siente la necesidad de seguir comiendo una y otra vez. Es decir, la satisfacción por haber consumido alimentos altos en azúcar, grasas o sal, puede anular la sensación de saciedad, por lo que se sigue comiendo de manera compulsiva, aún sin sentir hambre.

Es importante destacar que no solo los obesos sufren de adicción a la comida, también hay personas con peso regular, cuyos cuerpos están programados genéticamente para asimilar más las calorías extras, por lo que deben realizar mucha actividad física a fin de equilibrar.

Al igual que las drogas, esta patología además de provocar aumento de peso, puede dañar las relaciones interpersonales, pues quienes padecen esta adicción se les hace difícil retomar los buenos hábitos alimenticios.

Síntomas

Pero cómo saber si estás sufriendo de adicción a la comida, o solo se trata de un simple incremento del apetito por otros factores.

– En primer lugar, quienes sufren de esta patología suelen desarrollar tolerancia a los alimentos ricos en azúcar, grasas y sal. Cada vez necesitan comer más para sentirse llenos.

– Terminar comiendo más de lo que se pensaba, cuando se consumen cierto tipo de alimentos.

– Continuar consumiendo alimentos, así ya no se tenga hambre.

– Comer hasta que ya no se puede más y sentirse mal del estómago.

– Lamentarse por tener que descartar cierto tipo de comida en la dieta diaria.

– Hacer cualquier cosa por conseguir un alimento que en el momento no se tiene a disposición.

– Evitar reuniones sociales donde están disponibles muchos tipos de comida,  por miedo a comer de más.

– Tener problemas para cumplir con las labores diarias en el trabajo o estudio, por causa de la comida.

– Presentar exceso de ansiedad, agitación o determinados síntomas físicos, al reducir en la dieta cierta clase de alimentos.

– Ocultar comida en sitios extraños “para comer más tarde”.

– Comer por motivos emocionales.

– Baja autoestima

– Insomnio o trastornos del sueño.

– Comer mucho más rápido de lo normal.

– Si se sustituye el “ yo quiero comer…”, por el “necesito comer…”.

– Si al terminar de comer, ya está pensando en la siguiente comida.

– Sentir rabia, culpa, ansiedad o depresión por el simple hecho de comer.

Si se presentas algunos de estos síntomas, es posible que la persona esté sufriendo de adicción a la comida, trastorno que para muchos expertos es más difícil de salir, que cualquier otro tipo de adicción. Los alcohólicos pueden dejar las bebidas, los drogadictos sus drogas, los fumadores pueden dejar el cigarrillo; pero ningún ser humano puede dejar definitivamente la comida.

Lea también: Estos son los alimentos que te ayudan a dejar de fumar

Actualmente hay una serie de programas, aplicados por nutricionistas para controlar la enfermedad, los cuales incluyen dietas estrictas y un estilo de vida sano, pero también es importante consultar a un psicólogo, puesto que esta dependencia a la comida, está directamente ligada a las emociones e implica una autoevaluación y profundo cambio interior.

Deja un comentario