Sonríele a la vida aún en los peores momentos. Consejos para mantener el optimismo en la adversidad

resiliencia
¿Qué es la resiliencia? Es la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, transformar el dolor en fuerza motora para superarse y salir fortalecido de ellas. “Una persona resiliente comprende que es el arquitecto de su propia alegría y su propio destino”.

La resiliencia es un término que se ha hecho muy común en los últimos tiempos, y es que ante las adversidades o malos momentos de la vida, es fundamental mantener una actitud positiva para no caer en depresión y convertir esa tristeza en fuerza para seguir luchando. Pero ¿cómo lograrlo?.

Hacerse preguntas

Un pesimista se pregunta ¿por qué siempre me suceden cosas malas?, pero un optimista se pregunta ¿qué es lo que puedo aprender de esta situación?, ¿cómo puedo resolverlas? No debemos estancarnos en quejarnos por lo que nos está ocurriendo, por el contrario podemos buscar el lado positivo a la situación. 

Lea también:  Trucos para enseñar a tu niño a comer de todo

Valorar

Cuando pasamos por malas rachas nos concentramos tanto en lo que nos sucede que cometemos el error de no ver todo lo bueno que tenemos a nuestro alrededor. Tenemos muchas cosas por las que debemos estar agradecidos y debemos valorarlas.

Las compañías

Pasar nuestro tiempo con las personas que nos hagan sentir bien es otra opción. Busquemos la compañía de las personas que nos den seguridad y confianza, pero sobre todo que nos hagan pensar en positivo. 

Soluciones

La mejor manera de salir rápido de una situación adversa es centrándonos en las posibles soluciones. El problema puede ser todo lo grande o pequeño que queremos. El que busca encuentra y si nos concentramos en buscar la solución a lo que nos pasa, seguro la vamos a encontrar. 

Fuera pensamientos negativos

El control de los pensamientos es esencial si queremos que el optimismo sea nuestro modo de vida. Somos lo que pensamos, pues los pensamientos nos transmiten su frecuencia y condicionan nuestras emociones.

Protagonista del cambio

Para ser optimista debemos olvidarnos de la crítica, la envidia y los malos sentimientos. No podemos conformarnos con ser espectador de nuestra crisis, sino debemos ser los protagonistas del cambio.

Calma y paciencia

El mayor error que cometemos cuando la estamos pasando mal es que nos desesperamos. Queremos que el cambio sea rápido y perfecto. Lamentablemente pocas veces es así, pues el cambio a una actitud positiva debe ser gradual.

Acción

Es importante que mantengamos nuestros sueños, metas y objetivos siempre presentes. La inacción y la pereza traen como consecuencia negatividad y la mejor manera de alejarla es manteniéndonos en movimiento. Lo ideal es hacer cosas nuevas, hacer un curso o leer un libro que nos deje un nuevo aprendizaje.

Lea también: Estos son los alimentos que te ayudan a dejar de fumar

Pedir ayuda

Hablar con alguien de nuestra absoluta confianza de lo que nos está pasando es una buena opción. Al hablar sobre nuestro problema estamos dando permiso a la otra persona y al universo a que nos ofrezca ayuda. Si no queremos hablar con nadie, podemos pedir ayuda a Dios, los ángeles, guías o maestros espirituales. Es fundamental pedir con la confianza de que esa ayuda llegará. 

Meditar

La meditación nos puede cambiar la vida, pues se trata de estar en el aquí y en al ahora a través de la respiración. Meditar constantemente nos ayuda a relajarnos y a tener una actitud positiva ante la vida.

Finalmente recordemos que “nunca está más oscuro que antes del amanecer”. 

Deja un comentario