Pa´lante cara al primero de mayo

Paciano Padrón
No digo nada nuevo reiterando la vieja consigna, ella es inspiradora y coloca los puntos sobre las íes: “Solo el pueblo salva al pueblo”. Hoy Guaidó tiene el privilegio de conducirlo y orientarlo. Pa’lante cara al primero de mayo. 

Paciano Padrón @padronpaciano

Confieso que anido una gran esperanza, la situación va a cambiar, llega la hora del fin de la usurpación e inicio de la transformación.   Saber  que  está próximo el fin de la tragedia -no digo que inmediato- me genera un inmenso bienestar, me da ánimo de hacer lo que esté a mi alcance para pasar la página de esta horrible pesadilla. No obstante,  por supuesto que estamos preocupados por la gravísima situación de Venezuela, por la crisis brutal que nos afecta como país.

Lea también: Hugo Chávez por Arturo Molina

El 1° de mayo es la nueva fecha emblemática: se efectuará la movilización más grande de la historia de Venezuela, se caminará hacia el futuro cara al cambio que anhelamos. Fue el  Presidente Guaidó quien, con voz recia el pasado 19 de abril, anunció el desafío, al cual respondió con entusiasmo el venezolano común, ese que ya sabe que el destino del pueblo lo labra el propio pueblo, que es en la calle donde vamos a encontrar la libertad.

A pesar de la esperanza en el cambio y de la alegría de saberlo cercano, hay razones para la preocupación, espacio para la angustia y la inquietud, para el dolor, el hambre y la enfermedad, pero es igualmente innegable que los indicadores apuntan que el final del camino se acerca, que ya es insostenible el régimen podrido y corrupto, que lo que está cayendo terminará de derrumbarse. Ya no tienen cómo aguantar lo que es contrario a la naturaleza humana, porque es antinatura una autoridad para la destrucción y la muerte.

El fin del usurpador Maduro es un hecho cantado, pero la usurpación perdura todavía, porque los rufianes que chupan de la teta del régimen no le permiten entregar la presidencia, si bien la mayoría de los chavistas no creen en él, sienten vergüenza de sus torpezas e incapacidades, y están convencidos de que esta brutal crisis no tiene salida bajo la  conducción indeseable de Maduro. También saben que mientras más se prorrogue la agonía, no solo se perjudica más al pueblo, sino que se afecta el proyecto de Chávez que un día emocionó a multitudes y que hoy es la suma de los males del país.

¿Qué sostiene a Maduro?  No es el petróleo ni son los militares venezolanos, es la fuerza invasora, el narcotráfico, el terrorismo internacional, la guerrilla colombiana y países como Cuba e Irán que alientan el moribundo régimen, para seguir disfrutando y robando nuestro espacio para su tranquilidad y confort, y para continuar exprimiendo las riquezas del país.

Lea también:  Parásitos comesesos por Noel Álvarez

Dos fortalezas apuntalan la esperanza de cambio: el pueblo que se acuerpa en la calle, es resistencia que avanza hacia el triunfo, hacia el cambio que exigimos a gritos, y la comunidad internacional que cada vez rechaza más firmemente al usurpador, reconociendo contundentemente a Guaidó como Presidente Encargado, han recibido a los embajadores o representantes del gobierno insurgente;  la Organización de Estados Americanos sacó de la silla de Venezuela al usurpador y reconoció a Gustavo Tarre como representante del país, ocurriendo lo mismo en el Banco Interamericano de Desarrollo, con las consecuencias económicas que acarrea al usurpador Maduro y a su régimen, quienes han visto congelar cuentas bancarias de Venezuela, para que los usurpadores no movilicen esos recursos, resguardándolos para el manejo de las legítimas autoridades que pronto entrarán en acción.

No digo nada nuevo reiterando la vieja consigna, ella es inspiradora y coloca los puntos sobre las íes: “Solo el pueblo salva al pueblo”. Hoy Guaidó tiene el privilegio de conducirlo y orientarlo. Pa’lante cara al primero de mayo.

E-Mail: pacianopadron@gmail.com

Twitter: @padronpaciano

Deja un comentario