4 Escenarios sobre la Ayuda Humanitaria

Bernard Horande opinión
Como dato folclórico (por no decir cómico…) el eterno psiquiatra resentido – quien está a milímetros de convertirse en paciente – anunció un show paralelo organizado por el régimen criminal. Se ve que la creatividad últimamente les sale por los poros. En todo caso, Maduro y sus acólitos deben ir preparando sus alpargatas, porque, con o sin conciertos lo que viene es joropo.

Bernard Horande @BHorande

Todo se está preparando para el venidero sábado 23 de Febrero cuando comience el proceso de entrada de la Ayuda Humanitaria tan necesaria para Venezuela.

El Presidente Encargado constitucionalmente, Juan Guaidó, hace días declaró claramente que “la ayuda humanitaria va a entrar sí o sí”.

Lea también: Trump y Venezuela en Florida International University por Paciano Padrón

Este lunes 18, Donald Trump en Miami ha dicho que “los días del socialismo están contados no sólo en Venezuela sino también en Cuba y en Nicaragua”. El hombre viene por todo.

De tal manera que el panorama para Maduro y su banda criminal se oscurece cada día más. Y la operación para el ingreso de la ayuda humanitaria es un paso clave dentro de este proceso.

A la fecha de la publicación de este artículo, podrían vislumbrarse cuatro escenarios posibles para el día 23 de Febrero. Intento resumir.

Escenario 1: “No va a entrar”. Maduro decide que bajo ningún concepto permitirá que la ayuda entre a Venezuela. Se decide bloquear, obstaculizar y hasta reprimir violentamente. Resultado: La pregunta aquí es: ¿cuánta fuerza real le queda a este régimen moribundo para ejecutar tales acciones? ¿Se va a prestar la Fuerza Armada para eso a estas alturas? Aún cuando la respuesta fuera sí, el resultado no haría sino acelerar el inexorable fin. Pero si la FAN no responde debidamente, lo cual es muy posible, la caída del régimen sería inminente y casi inmediata.

Escenario 2: “Entra pero castigo”. Maduro elige el camino de dejar entrar la ayuda pero antes, durante y después manda selectivamente a buscar con el FAES y similares asesinos a quienes dentro de Venezuela voluntariamente se unieron al ingreso. Aduce que viene “envenenada, contaminada, vencida, como ya ha dicho la vengativa Delcy. Que “deben proteger al pueblo”. Resultado: Aquí el asunto es que se van a contar por decenas de miles quienes se van a unir a esta operación en nuestro país. Y la respuesta de nuestro lado a tal arbitrariedad podría ser masiva y brutal. Además, las consecuencias para el régimen de las acciones que en respuesta decidan tomar los países aliados del retorno a la democracia en Venezuela son impredecibles.

Escenario 3: “Entra pero la robo”. Efectivamente deja entrar pero la decomisa, la expropia. En pocas palabras, la roba. Como ha sido su costumbre durante 20 años. Se busca un par de organizaciones que siempre están dispuestas a ofrecerse (atención Villarroel…) para encubrir “legalmente” la operación con el fin de distribuir directamente la ayuda. Resultado: Similar al del escenario 2.

Escenario 4: “Deja entrar”. Antes de arriesgarse a una contundente derrota pública, Maduro prefiere seguir una estrategia similar a la que ha tenido con Guaidó: dejarlo hacer y esperar un mejor momento. Resultado: por más que quiera esconder la derrota, el resultado de este escenario configuraría un eslabón más (¡uno muy importante, por cierto!) en la cadena de batallas perdidas que viene sufriendo el régimen venezolano. De paso, el golpe en lo moral a la Fuerza Armada podría ser definitivo y obligar a que finalmente den el paso crucial de apoyar a Guaidó.

Como se ve, el régimen está en una situación de “catch 22”: una situación paradójica en la cual alguien no está en capacidad de salir bien de una situación escoja el camino que escoja.

Por otra parte, cabe destacar que el 23 es sólo el inicio de un largo trayecto para hacerle llegar la ayuda humanitaria a millones de venezolanos urgentemente necesitados.

Sí, va por etapas, pero se trata de un proceso continuo, por lo que muy difícil le será a Maduro contener esta avalancha.

Como preludio al 23, se está organizando un concierto musical de gran dimensión en la propia frontera.

Lea también:  23 de febrero 2019 por Arturo Molina

El “Venezuela Aid Live” es un evento que se inscribe en la estrategia de lucha no violenta. Colocará la atención del mundo sobre el caso venezolano.

En particular, se pondrán aquí los ojos de muchas personas que aún no están sensibilizadas sobre nuestra realidad, gracias a que la música atrae diferentes sectores diferentes al político.

Como dato folclórico (por no decir cómico…) el eterno psiquiatra resentido – quien está a milímetros de convertirse en paciente – anunció un show paralelo organizado por el régimen criminal. Se ve que la creatividad últimamente les sale por los poros.

En todo caso, Maduro y sus acólitos deben ir preparando sus alpargatas, porque, con o sin conciertos lo que viene es joropo.

Deja un comentario