Nuestras tres pintas

montaña pintas
En este nuevo año, vamos a colorear a Venezuela con la luminosidad y la belleza. Vamos a matizar el mapa  con los pigmentos vivos de  la Fe, la Esperanza y el Amor. Al fin y al cabo cada uno recoge lo que siembra. Quien siembra FE recoge certezas, quien siembra ESPERANZA recoge gratitud, quien siembra AMOR, recoge  felicidad. Para este tiempo, esas serán «NUESTRAS TRES PINTAS»

Felipe Guerrero

En Venezuela existe una creencia ancestral según la cual los primeros doce días de cada año marcan «LAS PINTAS» de lo que ocurrirá en el mismo.  Uno por uno, desde el primero hasta el doce de enero, cada día marca «LA PINTA» de cada mes del año que comienza.

Recuerdo que hace muchas lunas, siendo muy niño «Mi Nona», hablaba de «LAS PINTAS» y «LAS REPINTAS» para predecir el estado del tiempo que nos esperaba vivir en la aldea a lo largo del nuevo año. En los días iniciales de este nuevo año, resulta prudente preguntarse  ¿Qué son Las Pintas? ¿De dónde proviene esa tradición?

Esta antigua costumbre tiene su arraigo en  las prácticas agrícolas. «Es una especie de anticipación que se puede hacer leyendo el comportamiento del cielo, de la temperatura y de la humedad durante el primer mes del año».  «LAS PINTAS»  nacen por la necesidad de saber cómo serán las rutinas del tiempo  y cuál será su impacto en las cosechas vegetales e incluso, en los animales.

«LAS PINTAS»  dibujan anticipadamente el comportamiento de la naturaleza. El primero de enero anuncia lo que ocurrirá en la totalidad del primer mes del año,  el dos de enero predice lo que sucederá en febrero, el tres de enero anuncia lo que ocurrirá en marzo, y así sucesivamente hasta llegar al día doce que se asocia con el mes de diciembre; porque cada dia «PINTA»   por su orden los meses y asi se puede vaticinar el futuro.

En los días iniciales de este año hay exceso de pronosticadores quienes aseguran tener poderes para dibujarle a cada persona aquello que le deparará el destino en el amor, el trabajo, la salud, el dinero, la familia, etc. En nuestra tierra unos «expertos» que poseen el termómetro para medir el comportamiento de la sociedad venezolana, nos saturan con unas «PINTAS» que según sus mágicos poderes serán dolorosas y agresivas. Dibujan una «Tormenta Perfecta» con chubascos tormentosos que se ven potenciadas por todo un conjunto de factores simultáneos. Todo un mensaje orientado a bajar la autoestima y valoración de los habitantes de esta tierra. Asi los venezolanos, sienten en este inicio del año que estamos naufragando en un mar borrascoso e inclemente.

Viviendo en medio de tantas predicciones negativas, recuerdo que por las fiestas patronales a mi aldea llegaban algunos de estos videntes poseedores de un «Poder Energético» capaz de leer el futuro de las personas. «Mi Nona» aseguraba que «…para predecir hechos negativos no hay necesidad de ser vidente o astrólogo, porque cada persona lleva dentro su primavera de esperanza o su invierno de frio y oscuridad».

«LAS PINTAS» nacieron de la sabiduría de nuestros campesinos, esos habitantes de nuestra tierra, de limpio corazón que las utilizaban para  preparar el porvenir.

Nuestros agricultores sabian que debían planificar, su  cosecha, su vida y la de su familia. «LAS PINTAS», entonces, no eran un azar, obedecían a la necesidad de anticipar y prepararse.

«Mi Nona» decía: «No culpes a la vida por la cosecha que recoges, sino por las semillas que tu sembraste». Siguiendo los consejos de la «Nona» y con el espíritu de nuestros campesinos,  te aseguro que veo «TRES PINTAS» para este año: «LAS PINTAS DE LA FE, LA ESPERANZA Y EL AMOR»

Vamos a superar el desánimo, el abatimiento y la desmoralización que predican los videntes del pesimismo. Vamos a transitar este tiempo con el nuevo talante de estas tres virtudes, porque nuestra actitud es como una caja de creyones para pintar la patria. Si siempre coloreamos el dibujo de gris aparecerá la tristeza monótona y la falta de ilusión.

En este nuevo año, vamos a colorear a Venezuela con la luminosidad y la belleza. Vamos a matizar el mapa  con los pigmentos vivos de  la Fe, la Esperanza y el Amor. Al fin y al cabo cada uno recoge lo que siembra. Quien siembra FE recoge certezas, quien siembra ESPERANZA recoge gratitud, quien siembra AMOR, recoge  felicidad. Para este tiempo, esas serán «NUESTRAS TRES PINTAS»

Felipe Guerrero

E-mail: felipeguerrero11@gmail.com

 

Deja un comentario