15 reos se fugaron de los calabozos de la GNB en Yaracuy

Foto Archivo
En cuanto las autoridades se percataron de la falta de reos, se encendieron las alarmas y la comunidad estuvo tomada hasta la tarde cuando el personal de custodia y GNB hacían recorrido por todo el alrededor.

Antes de la Nochebuena 15 delincuentes de alta peligrosidad se evadieron de los calabozos de la Guardia Nacional Bolivariana, GNB, en San Felipe, estado Yaracuy.

Los antisociales ganaron la calle en extrañas circunstancias, por lo que seis efectivos militares fueron detenidos. Las versiones preliminares refieren que antes de la Nochebuena los presos se marcharon por un túnel y de allí conectaron con los drenajes.

Sin embargo, las investigaciones permitieron desmentir tal afirmación. Por ello seis sargentos quedaron arrestados. Se presume que hubo una evidente complicidad de la GNB.  Trascendió que los delincuentes fugados se encuentran procesados por delitos de homicidio, violación, tráfico de drogas, secuestro, extorsión y robo, reseñó acn.com.ve.

El Ministerio Público inició una investigación por delitos vinculados contra la administración de justicia. Se sospecha que los reclusos pagaron a los guardias para que les abrieran las rejas.

Trascendió que funcionarios del Cicpc y de otros organismos de seguridad realizan una amplia búsqueda. Intentan recapturar a los antisociales en diferentes sectores de San Felipe. La sede del comando de la GNB en Las Tapias se encuentra intervenida. Los últimos días del año suelen ser frecuentes las fugas masivas de presos en distintos establecimientos policiales.

Los reos evadidos fueron identificados como Anthony José Gil, Carlos Ronny García Ríos, Carlos Javier, Viscaya Graterol, Yonder Isaac Ruíz Madrid, Luis Eduardo Castillo Flores, Miguel Rubén Gómez Castillo, José Luis Barreto Delgado, Luis Antonio Ortiz Ortiz, Luis Miguel Francho Pacheco, Francisco Javier Rojas Rojas, Jhonathan José González Hidalgo, Gerardo Antonio Castillo Caravallo, Sixdi Ruben Travieso, Egannis José Flores Flores y Fernando José Betancourt Marín.

 

Deja un comentario