Entérate. La triste historia de la niña Jakelin Ameí Caal que murió deshidratada en la frontera de Nuevo México

Foto Archivo
La niña falleció la semana pasada tras llegar desde Guatemala junto a su padre. Según los agentes de fronteras, no había comido ni bebido “durante días”.

Una niña de siete años procedente de Guatemala murió la semana pasada mientras estaba detenida por la policía fronteriza de Estados Unidos, según informó The Washington Post citando fuentes oficiales de este cuerpo. La niña cruzó la frontera de forma irregular junto con su padre y un grupo grande de inmigrantes. Según los agentes fronterizos, no había comido ni bebido durante días. El viernes por la mañana, la niña fue identificada como Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, de la región de Alta Verapaz.

El pasado 6 de diciembre, sobre las diez de la noche, un grupo de 163 inmigrantes se entregó a los agentes de fronteras al sur de Lordsburg, Nuevo México. Ella iba con su padre, Nery Gilberto Caal Cruz, de 29 años, según CNN citando al Consulado de Guatemala en Del Río, Texas. Lordsburg es la única localidad en una gran zona desértica a más de 250 kilómetros al oeste de El Paso (Texas), la única gran población en cientos de kilómetros de frontera. Por el otro lado, la localidad grande más cercana es Nogales, a casi 300 kilómetros. En esta zona desértica, las temperaturas en esta época del año llegan no superan los cero grados por la noche, informó elpais.com.

El cónsul de Guatemala en Del Río, Tekandi Paniagua, dijo a CNN que la niña había vomitado y había comenzado a tener fiebre en el camino desde su encuentro con los agentes hasta el centro de detención de inmigrantes. Allí fue atendida por un equipo médico, según el cónsul.

SE conoció que alrededor de ocho horas después de ser detenida, la niña comenzó a sentir mareos. El informe de la policía citado por el Post dice que la emergencia sucedió a las 6.25. Según un comunicado del cuerpo, la menor “no había comido ni bebido agua durante varios días”. Cuando llegaron los servicios de emergencia, tenía una fiebre de 40,9 grados.

La niña fue trasladada en helicóptero desde Lordsburg hasta un centro médico de El Paso. Allí entró en parada cardiaca, pero “fue revivida”, según el diario. “Sin embargo, la niña no se recuperó y murió en el hospital menos de 24 horas después de su traslado”. El padre se encuentra en El Paso. La policía de fronteras (CBP) ha abierto una investigación para asegurarse de que se siguieron todos los protocolos.

Un portavoz de CBP, Andrew Meehan, expresó al Post las condolencias de la agencia hacia la familia de la niña. “Los agentes de la Patrulla Fronteriza tomaron todas las medidas posibles para salvar la vida de la niña en las circunstancias más difíciles. Como padres y madres, hermanos y hermanas, nos solidarizamos con la muerte de cualquier niño”.

Es importante mencionar que la zona donde ocurrieron los hechos es una de las más peligrosas para cruzar irregularmente a Estados Unidos, pues la frontera está lejos de única la carretera principal y de cualquier punto poblado, a los dos lados. No está claro por dónde cruzó el grupo de 163 personas. Normalmente, los traficantes de personas mantienen a los grupos en casas seguras en pequeñas localidades en México hasta que ven la oportunidad de pasar. No es raro que los inmigrantes se adentren en el desierto engañados, convencidos de que llegarán a una gran ciudad en pocas horas. Cada año, las condiciones extremas de algunas partes de la frontera se cobran decenas de vidas.

Las cifras de detenciones en la frontera de Estados Unidos subieron significativamente en 2018 respecto al año anterior, en el que se produjo una bajada sin precedentes nada más inaugurarse la presidencia de Donald Trump. La mayor parte de ese aumento se debe a la llegada de familias con niños. En todo el año fiscal de 2018 (de septiembre a septiembre), fueron detenidas casi 400.000 personas. Solo en octubre y noviembre, ya han sido detenidas más de 100.000 personas.

El aumento de las llegadas de familias llevó al Gobierno de Trump a una política radical en la que empezó a separar a los niños de los padres, para que sirviera de disuasión. La reacción social contra esta práctica obligó a cancelarla a los pocos días y provocó el escrutinio de las condiciones en las que son detenidos los inmigrantes irregulares a lo largo de la frontera sur del país.

Al menos dos políticos de Texas, el congresista Joaquín Castro y el excandidato a senador Beto O’Rourke, reaccionaron el jueves por la noche en Twitter pidiendo una investigación completa de las circunstancias de la muerte de la niña guatemalteca. Castro, que preside el grupo de congresistas hispanos en Washington, publicó un comunicado en el que recuerda que el endurecimiento de las condiciones para pedir asilo en la frontera, como ha hecho el Gobierno de Donald Trump, no reduce las llegadas de personas sino que empuja la presión migratoria hacia zonas despobladas por donde es más peligroso cruzar. A la exigencia de responsabilidades se sumaron pesos pesados demócratas como la senadora Kamala Harris y la excandidata presidencial Hillary Clinton.

La polémica política alrededor de la responsabilidad en este suceso creció en cuestión de horas hasta obligar a pronunciarse a la secretaria de Interior, Kirstjen Nielsen, de quien depende la protección fronteriza. En una entrevista en Fox el viernes por la mañana, Nielsen calificó la muerte de la niña de “devastadora”. “Esto es un ejemplo muy triste de los peligros del viaje. Esta familia decidió cruzar ilegalmente. Lo que ocurrió es que estaban a 90 millas (144 kilómetros) de un lugar donde pudiéramos procesarlos y llegaron en un grupo tan grande que a la Patrulla Fronteriza le llevó un par de viajes recogerlos a todos”. Nielsen aseguró que les dieron “atención inmediata”.

Sin embargo, la Casa Blanca se pronunció a través de un portavoz, que dijo que esta era una muerte “innecesaria y cien por cien evitable”. El portavoz Hogan Gidley, citado por Efe, dijo que la responsabilidad es de falta de leyes que “desincentiven” el cruce ilegal de la frontera y animen a la gente a hacerlo a través de los puertos de entrada.

FOTOS:

El País

La Opinión

Deja un comentario