Se necesitan 1.000 millones de euros en inversión para el mantenimiento del parque generador eléctrico venezolano

 crisis eléctrica
La cruenta crisis eléctrica que padece Venezuela podría paliarse en parte mediante la implementación de una adecuada política de mantenimiento del parque de generación, pero las arcas vacías del país impiden que puedan acometerse los trabajos que aliviarían el calvario que sufren los venezolanos y que significarían la reactivación de buena parte de la economía nacional.

Maibort Petit @maibortpetit

Aunque en las dos últimas décadas, los gobiernos de Hugo Chávez Frías y Nicolás Maduro han llevado a cabo milmillonarias contrataciones que supondrían la modernización y optimización del Sistema Eléctrico Nacional, SEN, Venezuela sufre una severa crisis que no se compadece con las cifras que tales negociaciones han significado y cuyas irregularidades hemos denunciado en estas páginas. Una situación que está llevando al país a equipararse a naciones como Corea del Norte que desde el espacio, en visión nocturna, se presenta como un agujero dentro del mapa.

Las investigaciones sobre la industria eléctrica venezolana revelan que miles de millones de dólares destinados, supuestamente, a la compra y construcción de plantas que atenderían el déficit energético, pero que la realidad indica tomaron el rumbo de la corrupción, el despilfarro y el enriquecimiento de quienes participaron en tales negocios.

El agravamiento de la crisis eléctrica nacional nos llevó a consultar a diversas fuentes y a especialistas en la materia, quienes afirman que el solo mantenimiento del parque generador existente se traduce  en una inversión que alcanza los mil millones de euros, una cifra inalcanzable en estos momentos en que el país se encuentra en la quiebra en razón de la mala administración y las erráticas políticas económicas implementadas por las administraciones socialistas. Lo grave —advierten los expertos— es que de no llevarse a cabo esta inversión, Venezuela corre el riesgo de sufrir un mega apagón general que será sumamente difícil de solventar. En el mantenimiento de las unidades existentes —subrayan— está la clave para superar esta situación.

Tal cantidad, como sostienen los expertos, resulta imposible de ser invertida en estos momentos por la sencilla razón de que la república no cuenta en sus arcas con tan exorbitante presupuesto, lo que hace suponer en opinión de los entendidos en la materia, que la crisis eléctrica venezolana, lejos de solucionarse o, por lo menos aliviarse, se encuentra camino a empeorarse a límites hasta ahora desconocidos para los venezolanos. El colapso total del SEN es lo que se avizora con las consecuencias que ello supone tanto para la economía nacional como para la vida de los ciudadanos.

En un ejercicio de elucubración, fuentes y especialistas consultados para la redacción de este trabajo —quienes por obvias razones exigieron mantener sus nombres en el anonimato dadas las consecuencias que una opinión emitida en contrario al gobierno supone en la actualidad en Venezuela— se atrevieron a decir que tal cantidad —mil millones de euros— podría ser cubierta con los fondos que el presidente Nicolás Maduro intentó obtener sin éxito en su reciente gira a China.

A pesar de que los hechos hablan por sí mismos, la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec, insiste en que en el fenómeno de El Niño fue el causante de buena parte de los estragos que presentan el SEN y con ello las principales plantas termoeléctricas instaladas en el parque de generación. Pero la realidad se encarga de desvirtuar tal argumentación.

Corpoelec refiere que El Niño llevó a que las plantas termoeléctricas fueran usadas en su máximo de generación, a saber, 52.200 GWh (gigavatios) al año, lo que permitió superar la crisis de años pasados. Tal situación, sostienen los técnicos de la corporación, llevó a las fallas, eventos y averías que ahora presenta la generación instalada y a que en muchos casos haya indisponibilidad total en las unidades de generación en varias regiones del país, especialmente en Occidente y Los Andes.

La demanda nacional

En Venezuela hay una capacidad de generación termoeléctrica de 16.084 MW que, dada la situación presentada se encuentra altamente mermada e indisponible. A esto es necesario sumar la generación hidroeléctrica emanada de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar —o represa Raúl Leoni, o simplemente el Guri— así como también Caruachi y Macagua, que elevan la capacidad total a 24 mil megavatios.

La realidad se impone —como ya apuntamos— y la disponibilidad de generación termoeléctrica se reduce a 3.662 MW, estando indisponibles por mantenimiento mayor 4.680 MW, mientras que por mantenimiento de tipo B y C están indisponibles 1.580 MW.

La demanda eléctrica venezolana es de 13 mil megavatios. Una simple operación matemática nos llevaría a afirmar —en caso de que estuviéramos en presencia del óptimo funcionamiento del parque de generación— que no hay razones que justifiquen la crisis que padece el país en materia energía eléctrica.

Pero la realidad es otra y la experiencia indica, de acuerdo a las mediciones realizadas por los expertos consultados por Venezuela Política, que para el 15 de mayo de 2013, la capacidad de generación rondaba los 18 mil 600 MW aproximadamente, mientras que para el 20 de abril de 2017, era de 16 mil MW y ya para noviembre de 2017, se ubicaba en 14 mil MW. Es decir, el país ha experimentado una merma considerable en la capacidad de generación de megavatios del año 2013 a 2017.

Es imposible que haya crecimiento económico en una nación en la que la capacidad de generación eléctrica —fuerza que mueve la industria— disminuye en lugar de incrementarse. Lo natural es el crecimiento de la demanda eléctrica que debe ser compensada con el igual crecimiento de la capacidad de generación.

La crisis política y social de Venezuela, aunada a la económica, imposibilitan el crecimiento de la economía, del Producto Interno Bruto (PIB).

Venezuela enfrenta hoy día la peor crisis eléctrica de todos sus tiempos, siendo el racionamiento la única alternativa que el gobierno nacional ha encontrado para enfrentar la situación y administrar las cargas, política que se aplica con especial énfasis en Zulia y Los Andes, mientras que en el resto del país es aleatorio. La razón de todo ello tiene que ver con la falta de políticas de mantenimiento que tienen con el breque abajo a buena parte de las plantas termoeléctricas del país.

BID cauteloso para otorgar recursos a causa de la corrupción

Racionar es la fórmula de Corpoelec para evitar el colapso del Guri cuyas instalaciones se encuentran en precarias condiciones —igualmente— por la falta de mantenimiento de que son objeto sus unidades. Hay que recordar que en la actualidad el suministro eléctrico de Venezuela depende básicamente de esta Central Hidroeléctrica “Simón Bolívar”.

Respecto a los requerimientos del Guri, pudimos conocer que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se resiste a  entregar los recursos necesarios para acometer los trabajos de recuperación de la que, en efecto, es la principal fuente de energía eléctrica de Venezuela. Esto en razón de la severa crisis que padece el país y los graves antecedentes de corrupción que llevan a la institución a mantenerse cauteloso hasta tanto no reciba todas las garantías de que el dinero será manejado con efectividad y transparencia.

Se sabe que los proyectos en el Guri están previstos para la instalación de unidades de generación y la modernización de las existentes que manejan empresas chinas, pero nos enteramos de que este se ha visto afectado por otro tipo de circunstancias. Y es que, supimos, que ingenieros de Corpoelec que viajaron a China para recibir adiestramiento en Dongfang Electric Machinery Co.Ltd (DFEM) sobre la instalación de dichas unidades y sobre técnicas de optimización, a su regreso, cuando hicieron escala en Francia, uno de estos profesionales decidió desertar de la delegación. Una fuga de talentos que ha proseguido, pues hace tan sólo dos meses otro ingeniero abandonó la misión.

A este patético panorama, se unen circunstancias como la dada a conocer a nosotros por parte de algunas fuentes, quienes nos informaron que el Proyecto de Modernización de las Unidades 1 al 6 de Guri está plagado de vicios e irregularidades que han contribuido en mucho a agravar la ya penosa situación del SEN.

La falta de experiencia y la improvisación

La impericia y la improvisación también han jugado un importante papel en esta crisis eléctrica, para lo cual recurriremos al ejemplo de una unidad de gas comprada totalmente nueva para ser instalada en San Diego de Cabrutica en el estado Anzoátegui, al oriente del país, pero olvidaron —o no previeron— construir una tubería para la trasportación del combustible de la misma, con lo cual se inutilizó la millonaria inversión realizada.

Tacoa —a cargo de la C.A. La Electricidad de Caracas— es otro claro ejemplo de lo afirmado, pues a pesar de haber sido objeto de varias inversiones y trabajos, su funcionamiento es precario.

Menos del 50 por ciento de las plantas termoeléctricas que fueron compradas entre los años 2004 y 2014 se encuentran total o medianamente inoperativas, esto gracias a la mala gestión y al mal manejo técnico. El resto, o no fueron concluidas o están mal administradas, responden a proyectos inacabados o a la improvisación o —lo peor y que parece ser la razón de todo—  no operan debido a la corrupción que ha estado detrás de los millonarios contratos que se han llevado a cabo para poner en funcionamiento plantas y equipos que nunca llegaron a materializarse.

Fuentes expertas consultadas consideran que el mantenimiento del parque generador termoeléctrico instalado en el país podría ser una alternativa para paliar en parte la severa crisis eléctrica que padece Venezuela. Esto, estiman, podría elevar la operatividad de las unidades de generación de este tipo, aumentando así la capacidad del Sistema Eléctrico Nacional.

Pero el mantenimiento tampoco es tarea fácil para una empresa en colapso casi absoluto, por lo que los técnicos de Corpoelec —advierten nuestros informantes— tratan de llevar a cabo operaciones correctivas con los pocos recursos propios con los que cuentan y con el personal disponible.

El gran impedimento para acometer un mantenimiento exhaustivo, tal como lo recomiendan los expertos y los propios especialistas de la corporación, es la milmillonaria inversión que conlleva la contratación de los necesarios e imprescindibles trabajos de mantenimiento del parque termoeléctrico nacional.

Por si esto fuera poco, pudimos conocer que el Proyecto de Modernización de las Unidades 1 al 6 de Guri está plagado de vicios e irregularidades que han contribuido en mucho a agravar la ya penosa situación del SEN.

Se trata —revelan nuestras fuentes— de un contrato suscrito únicamente con el interés de favorecer a la empresa china Dongfang Electric Machinery Co.Ltd (DFEM)[1] [2], y a lo largo de su ejecución sólo ha buscado incrementar el monto original de la negociación en dólares que, refieren los informantes, era una oferta — USD 1.310 millones— que se encontraba por debajo de lo que realmente involucraba dicho proyecto. “Había que lograr a toda costa que la empresa china ganara la licitación para favorecer a unos cuantos políticos y militares corruptos”, advierte la fuente, quien agrega que en la actualidad el citado Proyecto de Modernización de las Unidades 1 al 6 de Guri experimenta prácticamente un cierre técnico dado que sólo privaron en su ejecución los intereses económicos y ambiciones personales de unos pocos, por el encima de la necesidad del pueblo venezolano de que se resuelva la crisis eléctrica que padece. “La corrupción —expresa el informante— se impuso”.

Otras fuentes indican sobre este proyecto paralizado, que algunas cuentas no se han pagado a la empresa china en razón de que los recursos se encuentran represados en el Banco Central de Venezuela, además de las deudas que tiene el estado venezolano con el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, por lo que este organismo ha dejado de cancelar los compromisos relacionados a este contrato, tanto a DFEM como a otras empresas con las que se mantienen negociaciones en la corporación eléctrica.

Conocimos que está próximo el despacho de partes y piezas ya fabricadas del primer generador y turbina, por lo que se requeriría que se tramitara y llevara a cabo el desembolso de dinero correspondiente, pero por cómo se avizora el panorama —comenta el informante— es posible que todas esas piezas, lamentablemente, queden allí abandonadas como ha ocurrido con los proyectos de Tocoma o la Modernización de la Casa de Máquinas 1 de Macagua, los cuales están inconclusos. Tres importantes proyectos que quedarán a medio camino mientras Venezuela padece la peor crisis eléctrica de su historia.

Los millonarios costos de mantenimiento

Un estudio realizado desde estas páginas, para lo cual se consultó a especialistas en la materia, empresas de servicios y diversas fuentes informativas, revela que los costos del mantenimiento mayor tipo A que requieren las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales es de € 19,78 millones.

Para el mantenimiento Tipo B consistente en el paso de gases calientes a las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales son necesarios € 6,19 millones.

El mantenimiento Tipo C consistente en combustión para aplicable a las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales es de € 2,89 millones.

El mantenimiento de rehabilitación aplicable a las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales se estima en € 10,32 millones.

Los trabajos de inspección turbina necesarios para las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas tampoco no han sido cuantificados.

Para llevar a cabo las labores de inspección de turbina y paquete de las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas se requieren € 0,17 millones.

Se necesitan € 7,51 millones para llevar a cabo la sección caliente y combustión (GG) de las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas.

Las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas precisan un trabajo generador de gases y turbina de potencia que tiene un costo estimado de € 12,04 millones.

El mantenimiento tipo A de las termoeléctricas Turbovapor se estima en € 86,00.

El mantenimiento tipo B para las termoeléctricas Turbovapor está calculado en € 43,00.

El mantenimiento tipo C para las termoeléctricas Turbovapor está previsto en € 14,47.

La rehabilitación de las termoeléctricas Turbovapor Industrial tendría un costo de € 172,00.

Los expertos y fuentes consultados dieron a conocer, además, que se requiere una fuerte inversión en repuestos, insumos y mantenimiento para rescatar o poner en mediano funcionamiento el parque termoeléctrico e hidroeléctrico del país que, en occidente, los andes, zona central, Guayana y otras zonas ronda casi los mil millones de euros —como apuntamos al principio— para el rescate de más de 12.000 MW de generación eléctrica en el país.

Veamos a continuación la situación en que se encuentran las principales plantas termoeléctricas de todo el país, de acuerdo a información recabada desde diferentes fuentes que tuvieron a bien revelarnos la verdadera y auténtica cara del Sistema Eléctrico Nacional en su componente termoeléctrico.

En la Región Central que comprende los estados Carabobo, Vargas y Miranda.

En Carabobo

Así, de las ocho plantas termoeléctricas que existen en la entidad carabobeña, solamente se encuentran disponibles dos, a saber, la Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-06) con una capacidad efectiva sin limitaciones de 600 MW, pero que requiere labores de mantenimiento tipo B, pues ya acumula 70.734 horas sin recibir este servicio. La otra planta que se encuentra disponible en esa entidad es la Planta Termoeléctrica Pedro Camejo (PPC-12), con una capacidad efectiva sin limitaciones de 150 MW y que necesita mantenimiento tipo A al acumular 51.135 horas sin servicio.

Indisponibles en Carabobo se encuentran:

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-01) con capacidad para 400 MW, 10.617 horas acumuladas sin mantenimiento y que requiere mantenimiento tipo B.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-02) con capacidad de generación de 400 MW, 70.652 horas sin mantenimiento. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-03), con capacidad de generación de 400 MW, 66.170 horas sin mantenimiento. Requiere mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-04), cuya capacidad de generación es de 400 MW, 70.734 horas sin mantenimiento. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-05), con capacidad de 400 MW, que en la actualidad se encuentra en proceso de rehabilitación.

Planta Termoeléctrica Pedro Camejo (PPC-11), con capacidad de generación de 150 MW, que acumula 28.941 horas ausentes de mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

En Vargas

De las diez plantas termoeléctricas del estado Vargas, solamente tres se encuentran disponibles, siendo estas la CGJJSB-Barcazas Bahía Tacoa (Josefa Rufina I, Margarita I) (JRI), con capacidad efectiva de generación sin limitaciones de 70 MW, la cual acumula 6.562 horas sin mantenimiento, requiriendo un servicio tipo B.

Igualmente está disponible la Planta CGJJSB-Barcazas Bahía Tacoa (Josefa Rufina, Margarita I) (MI), con capacidad de generación de 70 MW, la cual acumula 7.358 horas carente de mantenimiento y que requiere servicio tipo B.

También está disponible la Planta CGJJSB-Picure (PIC-04), con capacidad para generar 15 MW, la cual acumula 12.130 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Indisponibles en Vargas están:

El Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-05), con capacidad de generación de 50 MW, que acumula 9.351 horas sin que se le haya realizado mantenimiento y que requiere servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-06), con capacidad de generación de 50 MW, con 40.815 horas sin mantenimiento, que necesita servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-07), con capacidad de generación de 400 MW, 20.140 horas pasadas de mantenimiento (2 años). Requiere mantenimiento tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-08), capacidad de generación de 400 MW, acumulando 26.239 horas carentes de mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-09), capacidad de generación de 400 MW, 38.924 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta CGJJSB-Picure (PIC-01), con capacidad de generación de 35 MW, con acumulación de 12.482 horas con total ausencia de manteniendo. Requiere servicio tipo B.

Planta CGJJSB-Picure (PIC-02), capacidad de generación de 35 MW, sin mantenimiento ya por 25.235 horas. Necesita mantenimiento tipo B.

Planta CGJJSB-Picure (PIC-04), capacidad de generación de 15 MW, con 12.130 sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

En el estado Miranda

La situación en el estado Miranda, según el informe, indica que de trece plantas termoeléctricas, diez están disponibles. Siendo estas:

Complejo Generador Termocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-01), con capacidad de generación de 72 MW, 4.413 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Complejo Generador Termocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-02), con capacidad para generar 150 MW, con 15.671 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Generador Ternocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-03), con capacidad generadora de 140 MW, con 11.475 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Complejo Generador Ternocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-05), capacidad de generación de 150 MW, acumula 19.621 horas con ausencia de mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Complejo Generador Ternocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-06), con capacidad para 130 MW, acumula 7.859 sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-10), con capacidad generadora de 85 MW. Acumula 22.200 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-11), con capacidad para generar 85 MW. Acumula 4.390 horas carentes de mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-13), con capacidad para generar 85 MW y con 25.076 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Planta La Raisa (LR-600), con capacidad generadora de 75 MW. Lleva 15.783 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Generador Termoeléctrico Planta La Raisa (LR-700), con capacidad para generar 75 MW. Acumula 10.397 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Indisponibles están en Miranda:

Planta Termoeléctrica José María España (JME-09), con capacidad generadora de 85  MW,  acumula 18.329 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-12), con capacidad para generar 85 MW. Acumula ya 9.226 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Planta La Raisa (LR-400), con capacidad generadora de 35 MW. Acumula 5.791 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Región Occidente

La Región Occidente comprende los estados Zulia, Falcón y Lara.

En el estado Zulia existen veinte plantas termoeléctricas, de las cuales sólo hay disponibles seis y catorce están indisponibles.

Disponibles están:

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-04), con capacidad generadora de 150 MW. Acumula 12.116 horas carentes de mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-05), con capacidad de generación de 150 MW, con 15.913 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-10), con capacidad para 85 MW. Acumula 19.831 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-11), con capacidad de generación de 85 MW. Acumula 15.810 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-24), con capacidad para generar 25 MW y con 10.693 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-25), con capacidad para generar 15 MW. Ya acumula 9.470 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Indisponibles están:

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-13), con capacidad de generación de 90 MW, que ya acumula 19.515 horas sin mantenimiento. Hay que hacerle servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-14), cuya capacidad es de 35 MW. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-15), con capacidad para generar 165 MW, que acumula 5.549 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-16), Tiene capacidad de generación de 165 MW y lleva 31.859 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-17), con capacidad de generación de 110 MW y con 19.257 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia I (CTZ I) (TZ-01), con capacidad para generar 150 MW. Necesita mantenimiento tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia I (CTZ I) (TZ-02), que tiene capacidad para generar 150 MW y lleva 5.772 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia I (CTZ I) (TZ-03), con capacidad para 155 MW. Sin mantenimiento desde hace 24.349 horas. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia III (CCTZ III) (TZ-07), con capacidad para generar 180 MW y con 7.886 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia III (CCTZ III) (TZ-08), con capacidad para 180 MW. Lleva 3.392 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU20), con capacidad para 30 MW. Necesita mantenimiento tipo C/Correctivo.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-21), con capacidad de generación de 30 MW. Requiere mantenimiento tipo C/Correctivo.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-22). Capacidad de generación de 25 MW. Acumula 7.105 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-23). Con capacidad de generar 25 MW. Con 199 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

En Falcón

El estado Falcón posee tres plantas termoeléctricas, dos disponibles, una indisponible.

Las plantas disponibles son:

Planta Termoeléctrica Josefa Camejo (PTJC-01), con capacidad de generación de 150 MW. Acumula 9.427 sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica Josefa Camejo (PTJC-02), con capacidad de generación de 150 MW. Lleva 35.621 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Indisponible:

Planta Termoeléctrica Josefa Camejo (PTJC-03), con capacidad para generar 150 MW. Acumula 33.573 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

En Lara

Lara cuenta con la Planta III Barquisimeto (PB-09), con capacidad para generar 35 MW. Se encuentra disponible. Acumula 2.740 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Región Oriente

La región oriental está conformada por los estados Anzoátegui, Nueva Esparta y Sucre.

Así tenemos que en el estado Anzoátegui cuatro son las plantas termoeléctricas que existen de las cuales solamente está disponible una, a saber, la Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-02), con capacidad de generación de 65 MW. Acumula 23.791 horas sin mantenimiento y requiere servicio tipo A.

Las indisponibles son:

Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-01), con capacidad para generar 65 MW, que acumula 3.835 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-03), con capacidad para 65 MW. Lleva 2.444 sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-05), con capacidad de generación de 35 MW. Acumula 4.111 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

En Nueva Esparta

El estado Nueva Esparta cuenta con quince plantas termoeléctricas y de estas, solamente cuatro están disponibles.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-22), con capacidad para generar 25 MW. Lleva 17.404 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-31). La cual tiene capacidad para 15 MW. Acumula 5.414 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-34), con capacidad para generar 15 MW. Lleva 7.510 sin mantenimiento y necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Juan Bautista Arismendi (JBA-02), con capacidad para generar 75 MW. Tiene 35.736 horas sin mantenimiento, Requiere servicio tipo A.

Están indisponibles:

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-03) con capacidad para generar 20 MW. Acumula 7.849 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-04), con capacidad para 20 MW. Lleva 11.759 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-05), que tiene capacidad de 20 MW y lleva 17.635 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-06), capacidad de 20 MW, sin mantenimiento desde hace 3.617 horas. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-07), capacidad de 20 MW, con 23.759 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-08), con capacidad generación para 20 MW y que lleva 4.885 horas sin mantenimiento. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-09), capacidad de 20 MW que tiene 13.456 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-10), con capacidad para 35 MW, que lleva 11.294 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-11), con capacidad de 35 MW. Tiene 9.829 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-21), capacidad de 35 MW. Lleva 4.653 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-32), capacidad de 15 MW. Lleva 7.226 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Estado Sucre

El estado Sucre tiene disponibles las dos plantas termoeléctricas con las que cuenta.

Planta Termoeléctrica Antonio José de Sucre (Cumaná) (AJS-01), con capacidad de generación de 160 MW. Acumula 14.796 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica Antonio José de Sucre (Cumaná) (AJS-02), con capacidad generadora de 160 MW. Lleva 13.402 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B:

Región Los Andes

Los estados Mérida y Táchira conforman la Región Los Andes, donde la primera de estas entidades cuenta con dos plantas termoeléctricas, una disponible y la otra indisponible.

La disponible es la Planta Termoeléctrica Don Luis Zambrano (El Vigía) (LZ-02), con capacidad de generación de 160 MW. Lleva 8.274 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B:

La indisponible es la Planta Termoeléctrica Don Luis Zambrano (El Vigía) (LZ-01), con capacidad de 160 MW. Acumula 12.668 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

En el estado Táchira

En el estado Táchira hay ocho plantas termoeléctricas, de las cuales solamente dos están disponibles. Ellas son:

Planta Táchira (PT-07), con capacidad de generación de 20 MW. Acumula 2.337 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Táchira (PT-14), con capacidad de generación de 20 MW. Lleva 11.073 horas sin mantenimiento y requiere servicio tipo A.

Indisponibles están:

Planta Táchira (PT-08), capacidad de 20 MW. Lleva 6.364 horas sin recibir mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-09), capacidad de 20 MW. Acumula 7.840 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-10), capacidad de 20 MW. Lleva 2.447 horas sin mantenimiento y necesita servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-13A), capacidad de generación de 15 MW. Lleva 937 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Planta Táchira (PT-15), con capacidad para generar 70 MW. Lleva 15.342 horas sin mantenimiento y necesita servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-3ª), capacidad generadora de 15 MW. Acumula 6.276 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Región Los Llanos

El estado Barinas conforma la Región Los Llanos, en donde se ubican dos plantas termoeléctricas, una disponible y la otra indisponible.

La disponible es la Planta Termoeléctrica Termobarrancas (PDVSA) (TB-01), con capacidad de generación de 150 MW, que lleva 9.625 horas sin mantenimiento y requiere servicio tipo C.

La indisponible es la Planta Termoeléctrica Ezequiel Zamora (PDVSA) (PEZ-01), con capacidad de generación de 150 MW. Lleva 23.178 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

La casi obsolescencia del parque turbovapor

Asimismo, expertos consultados nos revelan que Venezuela presenta una casi total obsolescencia  del parque de generación que utiliza tecnología turbovapor.

Se trata de unidades que funcionan principalmente en los estados Vargas, Carabobo y Zulia con fueloil y gas y que ya cuentan con más de 30 años de servicio y cuya capacidad instalada es de 4.806 MW de los cuales sólo efectivamente se generan 420 MW.

Al respecto, la comisión mixta de la Asamblea Nacional que analizó la crisis eléctrica expresó en su informe final que para 2013 el SEN disponía de tres grandes centrales turbovapor, a saber, Tacoa con 1.546 MW, Planta Centro con 2.000 MW y Ramón Laguna con 660 MW, para un total de 4.206 MW, cuya disponibilidad era clave para lograr un despacho hidrotérmico equilibrado y seguro.

Se indica en el reporte del parlamento que las centrales turbo vapor existentes en el país se encontraba en dicha fecha en el orden del 30 por ciento, lo que significaba solamente un tercio de la energía de diseño de las centrales. Se advierte que esto revelaba la progresiva falta de atención en mantener operativas las centrales turbovapor.

El informe de la AN sostiene que la disponibilidad de energía en las centrales turbovapor bajó de 30 por ciento en 2013 a 28,6 por ciento en 2014 y 17 por ciento en 2015. “En 2016, a pesar de haber incorporado una nueva unidad de 600MW en Planta Centro, la disponibilidad de energía se encuentra en apenas en 12.88 por ciento. Es decir, en estos primeros seis meses sólo se han generado realmente 2260 GWh de los 17540 GWh teóricamente producibles representando una caída de 40 por ciento respecto al mismo período de 2015”.

La Comisión Mixta de la Asamblea Nacional consideró que la “drástica caída en la disponibilidad de generación térmica a vapor se explica en el abandono de las rutinas de mantenimiento preventivo y correctivo de las centrales existentes. Esta peligrosa decisión operativa coloca en riesgo la estabilidad del sistema cuya responsabilidad descansa ahora en la disponibilidad de algunas decenas de pequeñas unidades de generación pero con requerimientos de mantenimiento superiores a los requeridos por las centrales turbovapor de gran tamaño. En este caso, las economías de escala requeridas mantener en funcionamiento 7.000 MW en pequeñas unidades a gas/diesel se hacen mucho más exigentes que las que se requerirían para mantener en funcionamiento las tres grandes centrales turbovapor existentes en el país, que lamentablemente se encuentran inoperativas y sin un plan de recuperación en el horizonte”.

Deja un comentario