Presunto fraude y trampa de partidos por entrenador del Brujas Iván Leko en una macrooperación

Fraude en la liga Belga
La averiguación ha favorecido la detención de Iván Leko y de un “gran número de personas” y se han producido sesenta registros en siete países europeos por fraudes y trampas en partidos de fútbol.

Las autoridades belgas han iniciado una investigación sobre sospechosos partidos arreglados, fraude y lavado de dinero en una decena de clubes de fútbol, entre ellos el Anderlecht, el Brujas, el Genk o el Standard, en una maniobra coordinada por la justicia europea que afecta a otros seis países.

La policía belga ha detenido al instructor de fútbol croata Iván Leko, quien tutela al FC Brujas en la primera división belga, en el cuadro de una macrooperación que se amplía a lo largo de siete países, entre los que se encuentran Francia, Luxemburgo, Chipre, Montenegro, Serbia, Macedonia y Bélgica. Según la fiscalía federal de Bruselas, se han realizado alrededor de sesenta registros y se han detenido a un “gran número de personas” en correlación con partidos falseados, fraude y blanqueo de dinero en una decena de equipos. En la redada se han congregado a más de 200 agentes. Poco antes de conocerse la operación, la fiscalía ratificó la detención de Mogi Bayat, un conocido agente de jugadores. También se ha provocado el arresto del antiguo director deportivo del Anderlecht, Herman Van Holsbeeck.

La indagación se ha centrado en fraudes atados a comisiones en traspasos de jugadores y partidos trucados de la Jupiler Pro League, la primera división belga. “La instrucción judicial cubre actividades realizadas en el marco de una organización criminal, de blanqueo de dinero y de corrupción privada”, ha divulgado la fiscalía federal en un comunicado.

Las sedes de varios clubes, como el Anderlecht, el Genk, el Standard o el propio Brujas, se hallan entre los lugares inspeccionados por las autoridades. Los registros también se han realizado en 13 domicilios de “responsables de clubes, agentes de jugadores, árbitros, un antiguo abogado, una empresa contable, un entrenador, periodistas y de algunos cómplices eventuales”.

La investigación, bajo el mando de la fiscalía federal, competente en materia de crimen organizado, emprendió a finales de 2017 tras un informe de la Unidad de Fraudes Deportivos de la Policía Federal, que revelaba “indicios de transacciones financieras sospechosas” en el competición de primera división. En esta línea, ciertos agentes de jugadores son sospechosos de ocultar a las autoridades belgas comisiones en traspasos y en pagos de jugadores.

Deja un comentario