Por asaltar en supermercado de Arauca le cortaron el cabello a una mujer

Mujer detenida por robar en supermercado
La Policía se activó el martes cerca de las 11:30 de  la mañana  cuando a través del número de emergencia,  se informó de un sospechoso secuestro en el municipio de Arauca (Colombia), ratificó el  coronel Giovanny Buitrago Beltrán.

Una de las tres mujeres que presuntamente  robaron en un supermercado de Arauca, fue  castigada por  parte de ciudadanos desconocidos que tomaron la justicia  en sus  manos al “trasquilarle” el cabello. Sin embargo, en un comienzo las autoridades colombianas pensaban que se trataba de un secuestro.

La víctima declaró que le dieron una “ejemplarizante  lección”, es una venezolana de la cual no se logró obtener  más información, a excepción de que quedó en manos de las autoridades competentes araucanas. Las dos cómplices que huyeron, también se sospecha que son venezolanas.

 “Rápidamente la fuerza pública reaccionó y se activaron los planes de contingencia, donde se dispuso de la Operación Candado, que terminó bloqueando los diferentes accesos y salidas del Municipio capital”, indicó.

Mas tarde, pasados unos minutos e indagando en el sitio, el propio coronel Buitrago descartó el secuestro,  al estar al tanto que  todo  se  derivó  de un robo perpetrado en el supermercado Barranquillita, en  la avenida Quinta, por  parte de tres mujeres que fueron descubiertas, negocio que valga decir, ha sido blanco en reiteradas oportunidades de robos y hurtos “especialmente  por ciudadanos  de  nacionalidad venezolana”.

Los vecinos del sector fueron quienes le manifestaron a los policías lo que había sucedido, que observaron cuando sometieron a una mujer, de cabellera larga, la obligaron a subir a un vehículo gris, con vidrios polarizados, que partió velozmente del área con rumbo desconocido, y que por ello notificaron a las autoridades.

Pero  el testimonio de los vecinos fue solo la segunda parte de la historia, la primera quedó grabada en un vídeo donde se  observa  cuando las  tres féminas ingresaron al supermercado; dos de ellas lograron llevarse algunos víveres, así la tercera, la cual  fue sometida por  los trabajadores y propietarios del establecimiento  tras una  persecución.

En esta acción,  la dama no solo exigía ayuda sino argumentaba que no había  hecho nada (por el dialecto reconocieron  su nacionalidad). Finalmente  la capturaron y la subieron al vehículo al que hicieron mención los presentes testigos.

El hecho es que a la venezolana se la trasladaron a un lugar no precisado, le cortaron rústicamente el cabello y luego, la regresaron al barrio para seguidamente  entregarla a la Policía.

En este suceso, el jefe  policial explicó que no solo ella será procesada por lo que hizo, quienes le “trasquilaron” el cabello también deberán asumir  responsabilidades  por aplicar la justicia por mano propia.

Deja un comentario