16 medallas ganaron practicantes venezolanos de Jiu Jitsu brasileño en Boavista

Foto Archivo
 Nueve medallas de oro y siete de plata ganaron los practicantes venezolanos de Jiu Jitsu brasileño en Boavista.

Un éxito resultó la participación de la academia de jiu jitsu brasilero Gran Sabana en el torneo que se realizó el pasado 15 de julio en Boavista, Brasil.

Los participantes, entre 11 y 44 años, entrenados por Luimar Rojas y Junne de Freitas, afiliados a la firma Gracie Humanita Roraima, se hicieron sentir en la Vila Olímpica de Boavista.

El oro fue conquistado por Gregorio Sosa, Matheus Rivas, Abrahan Castro, Darío Betancourt, Alan Soto, Luis Santos, María Andrade, Yailimir Gutiérrez y Luimar Rojas.

La plata fue lograda por John Brito, Vicente Mata, José Mata, Víctor Sosa, Marlon Márquez, Irwin Ortega y Daizon Gutiérrez.

Este arte marcial tiene sus orígenes en Japón, a su vez descendiente de China e India. Se basa en el concepto que alguien puede superar a otro de mayor tamaño con técnicas que llevan al combate al piso para aplicar allí las luxaciones y sumisiones.

Es importante recordar que el jiu jitsu comenzó en la India, en la época de Buda. Los monjes budistas que peregrinaban por Asia para difundir su religión, muchas veces eran asaltados y asesinados por vagabundos o soldados. Estos hechos se repitieron sin cesar entorpeciendo el proceso de expansión del budismo. Debido a los ataques, los monjes crearon un sistema de lucha sin el uso de armas (ya que esto último iba contra sus reglas) que les permitiese adquirir la habilidad necesaria para defenderse de estos ataques.

Teniendo en cuenta que uno de los impulsos más importantes de todo ser vivo es el de defenderse del ataque de depredadores o de individuos de la misma especie que compiten por territorio, comida o reproducción. A diferencia de los animales que disponen de mecanismos de defensa incorporados en su propia estructura, el ser humano adaptó su cuerpo para disponer de medios para defenderse, desarrollando los diferentes métodos de defensa personal. Cuando algún método resulta eficaz, las otras personas lo copian, o pretenden aprenderlo de quien lo desarrolló, con lo cual no sólo se formaliza las técnicas, sino también los métodos de transmisión, esto dio el origen a las artes marciales del Japón.

Deja un comentario