¿Es más fuerte el hambre que el hombre?

Noel Alvarez opinión
Estamos asfixiados por el hambre. Su huella nos marca a flor de piel. La pobreza y el abandono se respiran por doquier y la mayoría de los funcionarios gubernamentales se tapan la nariz y desconocen las cifras que hablan sobre ellos.

Noel Álvarez* @alvareznv

En mis recorridos diarios por Caracas y por la información que recibo de los 335 municipios del país he podido comprobar que el hambre es el soberano indiscutible del país. Su negra sombra recorre calles, avenidas y pueblos completos que no tienen comida y tampoco dinero efectivo. Veo los cuerpos de muchas personas y recuerdo la Palabra del Señor en Lamentaciones 4:8: Oscuro más que la negrura es su aspecto; no los conocen por las calles; su piel está pegada a sus huesos, seca como un palo.

En los rostros y en los endebles cuerpos de centenares de niños, jóvenes, y ancianos se ve reflejada la obra del gobierno revolucionario, a tal punto que hasta uno de sus seguidores más fieles, mediático él, ha cuestionado el alto costo de los productos, inalcanzable para los venezolanos humildes. Estamos asfixiados por el hambre. Su huella nos marca a flor de piel. La pobreza y el abandono se respiran por doquier y la mayoría de los funcionarios gubernamentales se tapan la nariz y desconocen las cifras que hablan sobre ellos.

En su Reporte Global de Crisis Alimentarias 2017, la FAO señala que el “empeoramiento de la situación económica en Venezuela puede causar una severa escasez de bienes de consumo, incluyendo comida y medicinas. Por lo tanto, la seguridad alimentaria necesita ser monitoreada”. La FAO estudió a 48 países, de los cuales 22 afrontan graves crisis alimentarias este año, por lo que se debe extremar la vigilancia y actuar para prevenir nuevas hambrunas. Venezuela está dentro del grupo  junto con otros como Corea del Norte, Eritrea, Libia, Myanmar y Pakistán.

Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que aproximadamente un tercio de la población mundial está bien alimentado, incluyendo a la élite revolucionaria venezolana y uno que otro opositor. Otro tercio está sub alimentado y el último  tercio se muere de inanición. En los países comunistas es donde el hambre ha hecho más estragos a través del tiempo.

Un informe  del Instituto Internacional del Agua en Estocolmo, afirmó que: actualmente, 900 millones de personas pasan hambre y 2.000 millones están mal nutridas. La escasez de alimentos podría llevar el mundo al vegetarianismo, principalmente en los países en vías de desarrollo de África, Oriente Medio, Asia, el Pacífico, el Caribe y América Latina, advierten algunos científicos.

Una vez se le preguntó a un campesino ruso cómo había sido la hambruna que soportó Rusia entre 1932 y 1933, él respondió: Fue algo terrible, teníamos que comer cualquier cosa que caía en nuestras manos: gatos, perros, ratones, pájaros, culebras, cucarachas. Cuando uno despertaba en la mañana, se encontraba con que algunos árboles no tenían la corteza. Alguien se la había comido durante la noche. Llegamos inclusive a recoger excrementos de caballo, porque allí, algunas  veces se encontraban algunos granos. Cuesta creerlo pero una persona en peligro de morir de hambre, es capaz de cualquier cosa.

Año tras año el hambre cobra la vida de cinco millones de niños, mucho más que el sida, la malaria y la tuberculosis juntos. La desnutrición interfiere con el desarrollo cerebral de los niños y reduce severamente la capacidad del sistema inmunológico de proteger al individuo contra enfermedades infecciosas.

*Coordinador Nacional de IPP-GENTE

@alvareznv

Deja un comentario