La misma cantaleta

Noel Alvarez opinión
Las retahílas de los de la derecha e izquierda, aunque se refieran a conceptos opuestos, son una misma cantaleta plagada de estereotipos, de términos arrinconados en la convención de los que, agonizantes, ya casi no tienen voz. 

Noel Álvarez*  @alvareznv

Las palabras son como imágenes escondidas en la memoria, un laberinto por donde caminan los recuerdos desde la edad temprana de la vida. Tanto los recuerdos como las palabras, pueden tener la libertad de los escritores o estar presas en ese laberinto. Eternas o fugaces, nos sirven para construir el mundo que queremos o el mundo que despreciamos.  De los encontronazos con la realidad que queremos y la que no queremos nacieron, y nacen, vocablos que en el instante de su alumbramiento, son parte palpitante de la historia, se hacen síntesis de ideales y pasiones. El término “revolución”, por ejemplo, con el correr de los años se fue ahuecando, envileciendo y entrampando en su propio laberinto. El idioma también se gasta y necesita de aquellos que sean capaces de renovar su repertorio.

Parte de la repulsión que “me inspiran los discursos políticos es lo encarcelados que están en el lenguaje, generalmente anticuado, asfixiado de lugares comunes dictados por asesores de campaña manipuladores de los innumerables sentidos y dignidad de las palabras”, escribe la periodista colombiana, Margarita Rosa de Francisco. Luego señala “El alegato es al mismo tiempo un medio de reproducción social de ese poder.  Los políticos pueden ejercer su poder a través del discurso público”.

Continua diciendo la periodista: “Mientras más artificiosa es la argumentación, más sospechosa es la honestidad del político, más antiestética y ridícula su puesta en escena. Las retahílas de los de la derecha e izquierda, aunque se refieran a conceptos opuestos, son una misma cantaleta plagada de estereotipos, de términos arrinconados en la convención de los que, agonizantes, ya casi no tienen voz. En esos partes que dan nuestros servidores públicos, una de las palabras que más chirrean en su labia indignada y moral es:  “Patria”.  La pobre indefensa nación nace ahogada en ese río de bilis en el que navegan con comodidad los que putean a la madre de todos nosotros”.

En Venezuela llevamos 19 años, escuchando de boca de los dirigentes políticos  lo sospechoso del sistema electoral. Paradójicamente cuando llegamos al punto de quiebre para su modificación, vemos como algunos partidos comienzan a pistonear y hasta se les desliza la caja de cambios ¡Por algo será!. México asumió resolver de raíz el caso de su órgano electoral para lograr transparencia en los procesos electorales. Ernesto Zedillo, previo acuerdo con Vicente Fox, nombró un organismo electoral independiente y hasta los  porteros y personal de mantenimiento  recibieron su jubilación porque eran parte de los chanchullos. Venezuela merece un organismo electoral libre de sospechas políticas como hicieron los mexicanos y el PRI, dueño de la trampa, aceptó con un liderazgo renovado.

La diatriba política ama los términos solemnes y con buen peso emocional para que compense su oratoria vacía de significado. Nada que le guste más a un político de aquí que resolver los problemas con un sancocho o una dádiva para espantar la desconfianza del pueblo. El discurso político que se emplea a diario suena, y se lee mal porque los dirigentes políticos de todos los días lo reparten en un idioma hablado y escrito con la misma mediocridad de su contenido. Es un lenguaje que apela a las emociones para legitimar, engañar y conseguir el apoyo popular en la competencia electoral y luego solo queda la amarga frustración de la derrota.

*Coordinador Nacional IPP-GENTE

@alvareznv

Deja un comentario