Trump promete deportar o encarcelar ya a “tres millones” de inmigrantes con antecedentes

  • Lo ha asegurado en la primera entrevista que condede tras ser elegido presidente de Estados Unidos, grabada el viernes y que se emite esta noche.
  • Trump ha aventurado que en lugar de un muro completo en la frontera con México, ciertos segmentos podrían ser de alambrada, siempre que sea apropiado.
  • Se vanagloria de ser “muy bueno” en materia de construcción, tras ser preguntado acerca de su voluntad de construir un muro entre EE UU y México.
  • Reconsidera su idea de enjuiciar a Clinton porque no quiere “dañarla”.
  • A los manifestantes contra su presidencia les dice: “No tengan miedo”.
  • Dice que renunciará a su salario como presidente y cobrará “un dólar”.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido que deportará o encarcelará de manera inmediata a tres millones de inmigrantes ilegales y con antecedentes penales una vez tome posesión de su cargo el próximo mes de enero, según ha hecho saber en su primera entrevista tras ganar los comicios, al programa 60 Minutes de la CBS.

“Lo que vamos a hacer es coger a la gente con pasado criminal, con antecedentes, miembros de bandas, narcotraficantes, probablemente dos millones —que podrían ser hasta tres— que vamos a sacar del país o vamos a encarcelar”, hizo saber, en los primeros extractos de la entrevista que se publicará en su integridad en las próximas horas.

“Los vamos a sacar de nuestro país. Están aquí de forma ilegal. Cuando la frontera sea segura y cuando todo se normalice, vamos a tomar una decisión sobre esta gente, una gente terrible”, ha añadido.

En el mismo extracto, Trump ha aventurado que en lugar de un muro completo en la frontera con México, ciertos segmentos podrían ser de alambrada, siempre que sea apropiado.

La entrevista, Lesley Stahl, le pregunta a Trump si realmente va a levantar un muro como tal. “Sí”, ha respondido tajante. Stahl le ha recordado que ciertas voces republicanas hablan de una alambrada, no de un muro: “¿Aceptaría una alambrada?”, a lo que Trump ha respondido que “Lo aceptaría en algunas zonas, pero en otras es más apropiado (construir) un muro”. “Soy muy bueno en esto. Se llama construcción”, ha apostillado el magnate inmobiliario.

“¿Así que habrá parte muro y parte alambrada?”, ha preguntado la periodista. “Podría haber parte de alambrada” ha sido la respuesta del presidente electo.

Si Trump realmente cambia su planteamiento y propone deportar sólo a los inmigrantes con antecedentes penales, sus políticas no se diferenciarían tanto de las implementadas por el presidente, Barack Obama, quien en noviembre de 2014 proclamó unas medidas para expulsar a los indocumentados con récord criminal y no a las familias de indocumentados.

No obstante, de manera paralela, en 2014 Obama proclamó unas medidas para frenar la deportación de cinco millones de indocumentados, unas iniciativas que nunca llegaron a entrar en vigor y contra las que Trump ha mostrado su más firme rechazo.

A los manifestantes: “No tengan miedo”

Hay gente que está “asustada” por lo que está por venir, recordó Lesley Stahl, sobre quienes marchan contra Trump “y su retórica”, en más de 30 coidades del país.

“Eso es solo porque no me conocen”, reiteró el magnate, incluso aunque la periodista le respondió que estos manifestantes conocen lo que “ha dicho en campaña”. “Creo que, en algunos casos, hay manifestantes profesionales”, aseguró Trump, quien añadió: “Les diría que no tengan miedo, en absoluto”.

Decenas de miles de personas se han manifestado contra Trump durante cuatro noches consecutivas en una treintena de ciudades, dentro de un movimiento de indignación bautizado como “Not my president” (No mi presidente).

Aceptará un salario de “un dólar”

El millonario también aseguró en la entrevista que renunciará al salario de 400.000 dólares anuales que le correspondería como nuevo presidente de EEUU y que solo cobrará un dólar, al ser esa la cantidad mínima que debe aceptar por ley.

“Creo que por ley tengo que aceptar un dólar, así que aceptaré un dólar por año. Pero, lo cierto es que no sé siquiera cuál es el salario. ¿Sabes cuál es?”, preguntó Trump durante la entrevista a la periodista Lesley Stahl, quien le respondió que la retribución anual para un presidente de Estados Unidos es 400.000 dólares.

“No, voy a aceptar ese salario, no lo tomaré”, aseguró Trump, quien amasó buena parte de su fortuna con programas de televisión, hoteles, casinos y negocios inmobiliarios.

Trump también dijo que dará a conocer su declaración de impuestos “en el tiempo apropiado” y defendió su decisión de no divulgarla durante la campaña electoral, como es costumbre en EEUU desde hace décadas por parte de todos los aspirantes a la presidencia.

Aborto, violencia contra los latinos y otros temas

En la entrevista, Trump también abarcó otros temas como el Tribunal Supremo, compuesto actualmente por ocho jueces tras la muerte en febrero del conservador Antonin Scalia, a quien el millonario prometió sustituir con un magistrado favorable a los valores de la derecha cristiana.

Sin embargo, hoy Trump dijo que se siente “bien” con respecto a la decisión del alto tribunal de legalizar el matrimonio entre las personas del mismo sexo, aunque consideró que el derecho de las mujeres a poner fin a su embarazo debe ser competencia de los estados y no del Gobierno federal, como lo es actualmente.

Además, Trump exigió el fin de los actos violentos contra los hispanos, afroamericanos y miembros de la comunidad de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB), tres colectivos que han denunciado un incremento de ataques desde el triunfo electoral del millonario.

“Me siento tan triste de oír eso, les digo: ‘detente’. Si ayuda, lo diré y lo diré directamente frente a las cámaras: ‘Deténganse'”, dijo Trump, quien fue criticado durante la campaña electoral por no mediar en fuertes episodios de violencia que se desataron en sus mítines.

Reconsidera enjuiciar a Clinton: no quiere “dañarla”

Trump también dijo en la entrevista que está reconsiderando su idea de designar a un fiscal especial para enjuiciar a Hillary Clinton por el escándalo de los correos, porque no quiere “dañarla” ni a ella ni a su marido, Bill Clinton.

“Voy a pensar en ello, no quiero hacerles daño”, expresó Trump ante las preguntas de la periodista Lesley Stahl en el programa “60 minutos” del canal CBS, en su primera aparición televisiva tras ganar las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

“Quiero concentrarme en los trabajos, quiero concentrarme en la atención sanitaria, quiero concentrarme en la frontera y en la inmigración, y hacer un proyecto de ley de inmigración realmente bueno. Queremos lograr una buena ley de inmigración”, afirmó el magnate, enumerando las prioridades de su futuro gobierno.

No obstante, Trump consideró que Hillary Clinton “ha hecho muy malas cosas” al usar servidores de correo privados para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado (2009-2013), lo que hizo que su rival demócrata en la contienda electoral fuese investigada por el FBI, aunque esta dependencia concluyó que no debían presentarse cargos contra ella.

El director del FBI, James Comey, fue el encargado de ordenar en julio el cierre de la investigación sin cargos, aunque once días antes de las elecciones sorprendió al anunciar unas nuevas pesquisas que no aportaron ningún elemento incriminatorio y, por tanto, fueron cerradas a dos días de los comicios.

La actitud de Comey despertó las críticas de Clinton y de Trump, quien tras alabar al director del FBI por resucitar la investigación volvió a cargar contra él y consideró que su actitud era la prueba de que el sistema estaba “amañado”.

Preguntado sobre Comey, Trump dijo que le “respeta mucho” y aseguró que todavía no ha tomado una decisión sobre si le mantendrá o no en el cargo.

El puesto del director del FBI es independiente del devenir de las elecciones y, si el nuevo presidente de Estados Unidos lo desea, Comey podría seguir en su actual posición.

información de 20minutos.es

Deja un comentario